miércoles, 27 de noviembre de 2013

Granada ya no nos quiere (1ª parte)

 
 
Vuelvo de cinco días perdido de placer, caminando sin rumbo hacia mí mismo por las arterias pedregosas de Albaycín, de Sacromonte, de Realejo.
Todo el día drogado de belleza en el Campo de los Mártires.
Con el sol de noviembre bañándome los párpados en  el Carmen de la Victoria, en la Plaza de la Cruz Verde, en el Mirador de Aixa.
Con los labios destrozados del frío
contacto con nada, en el cruce de la Cuesta de las Arremangadas con la Calle del Beso.
 
 
Sabiendo estar solo para ya nunca sentírtelo, volviendo de fiesta por el Paseo de los Tristes, desayunando en Plaza Larga. Bebiéndome el pasado a tragos largos de Alhambra en Casa Julio.
Aprendiendo a seguir.
Escuchando Eskorzo en Boogaclub, Son de Nadie en Patapalo, Los planetas en Vogue. Llorando con Estrella Morente en mi mesa para uno y whisky solo de los Jardines de Zoraya. Observando.


Disfrutando de mí mismo y para siempre.
Me he borrado las huellas dactilares con tierra caliente.
Me he enamorado de la sensación de no necesitar (a nadie) y a la vez de todas las mujeres preciosas de esta ciudad encantada.
He sido devorado por mi propio personaje protagonizando "Granada ya no nos quiere". Eterno en este lugar con el poder definitivo de hacerte remoto (casi encontrable para quien se atreva a buscarte desde la magia o el viento).


He vuelto a Granada para mirar a los ojos a una vida que pude haber elegido.
Y seguir sonriendo. 
 

4 comentarios:

Martina Romá dijo...

Con esta entrada me han entrado unas ganas impresionantes de ir a Granada!
Un saludo

Cloudy Sonia dijo...

Tengo ganas de verte

Freak Out! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lawra mohn dijo...

parece ser que granada es un cementerio de vidas no elegidas...