domingo, 21 de septiembre de 2008

Ventana al patio interior


Anoche me descubrí una herida.

Me asomé cauteloso.
Y miré a través de ella con curiosidad.
Había luz al fondo.
Ayer me observé las entrañas.

Y bueno, asusta un poco verte del revés.
Dado la vuelta.
Como un jersey reversible de vísceras y sueños.
Un amasijo de arterias que ocultan
un trozo diminuto de esperanza muerta.

Había luz al fondo,
así que estaban despiertos.
Mis miedos.

Fue una experiencia patética.
Y al la vez espeluznante.
Pero ahora puedo afirmarlo convencido.

No te conoces
si no te dueles.

2 comentarios:

gsus dijo...

no te voy ha decir
que los texto q pones son alucinantes
entre otras cosas porque yo desde hace ya bastante tiempo lo doy x hecho.

pero esq las imagenes que vienes
colgando son la puta polla,.


abrsos broth

Anónimo dijo...

m ha encantado este texto. Me lo pido para reyes

SaraLove