lunes, 2 de noviembre de 2009

Epílogo volátil y sordo


Viento.

El cielo es un desagüe invertido de óxido.

Que me duelas sin dolerte, sólo eso.

Y el mismo sol nos muerde los ojos de nuevo.

Porque yo también odio mi sonrisa cobarde.

Rásgala, escúpela, préndela fuego.

Porque yo también quiero lejos. No quieras.

Viento. Justo ahora.

Una mirada rota por la nervadura del tiempo.

Iba a secuestrarte justo ahora.

A encerrarte en mi pupila dilatada, aunque tú

ya nunca lo sepas,

y salvarnos para siempre antes de que soplara el.

Viento.


Pero el cielo es un desagüe invertido de óxido.

El sueño es un derrame indeleble y sórdido.

Una caries sin fondo pegada a tus suelas.

Viento.

Tu corazón, una bolsa de plástico.

Y se me vuela.





(Imagen: ANOCHECIDO "ZEN", 2001.
Betún asfáltico y collage s/chapa, 100 x 75cm.
Obra de Ginés Castillo. )


3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Tu corazón, una bolsa de plástico.
Y se me vuela."

Qué bonito. Y qué bueno, guille.

un beso!

ROMO XIII dijo...

Hacía mucho que no pasaba por aquí.
¡¡¡Felicidades a los artistas Guillermo y Ginés!!!
(a cada uno por lo que le toca)

Besos con gripe.

Sh dijo...

: ) guillófilo... qué nombre le pondrías a un blog dedicado a artículos de medicina ?
Me gustó mucho.
Te tengo que contar muchas cosas médicas, paramédicas y paranormales!!
Un beso