lunes, 27 de agosto de 2012

y tú no.

"Cuando el verano se acaba y tú no"

No duermo.
Los acordes de Toxicosmos van sulfatando el cielo
y me dejo alejar,
nunca lo suficiente,
por la A-8 Autopista del Cantábrico
como por una riada bíblica de Ballantines con hielo.

No duermo.
Doblo la esquina de algunas páginas de Fernandez Mallo.
Y ya sabes, eso de laminar el recuerdo de un beso
hasta que se transparente en la sangre la mentira.
Dirección General de tráfico informa:
Ahora vuela tu mirada líquida
al encuentro fatídico de un silencio.

El sol ha volcado.
Humo de café anemizándote los párpados.
Tormenta y tu boca en el retrovisor. Acelero.
Mis dedos en tu vagina buscando demoler
la ciudad absurda que es mi presente.
Sigo conduciendo.

No duermo.
Recuerde: velocidad controlada por radar.
Coleccionando en el parabrisas muerte
de mosquitos y de horas.
Soy neumáticos girando a 140 contra la fuerza de rozamiento,
el desgaste de los cuerpos rodantes, otra vez
la mordedura insaciable del espacio y el tiempo.
Remember: High risk fire. El arrastre de tu corazón
sangrando por los calendarios.
Recuerde: arrojar colillas, 4 puntos.
Fascinado siempre
por las estaciones de servicio y su desolación
irradiada a contratiempo.
Mantenga la distancia de seguridad,
la cordura y la sonrisa,
buen viaje.

Eres lo que tienes, tristeza y espanto.
Desde la cuneta el horizonte
es un charco inflamable de Ambi-Pur Car
y pasado.

"Cuando el verano se acaba y tú no"
Huyo de ti porque destruiría
todo lo que se refleja en tus córneas.


3 comentarios:

Cloudy Sonia dijo...

Sigo esperando la decepción, Guillermo.

Anónimo dijo...

Es como ver primero algunas piezas del puzzle, y luego verlo entero, y "entenderlo"...

Elena de la Peña dijo...

Se me hiela el corazón, colega, al revivir historias pasadas con tus palabras, no podrías haberlo hecho mejor.