domingo, 19 de enero de 2014

queloides

La vida cicatriza en la mirada y el hígado.

2 comentarios:

Martina Romá dijo...

¡Cuánta razón!

Laura González Vives dijo...

Corto, directo y conciso.
Muy bueno