viernes, 23 de septiembre de 2016

atropello

La vida se abre paso y después se acaba.

Un equilibrado balance global perfecto,
eso es. La naturaleza
no debe entenderse. Aleatoria
e implacable, catástrofe
se acepta o no (absurda y preciosa,
milagro invariable).

Algo lento y letal, inverosímil
como un atropello. Irracional
y doloroso. Indecible y sencillo.

De fondo siempre los violines de Perfect Day.
Y observar tranquilo como otra bellisima devastación
se consuma. Única injusticia venerable.

Sonrisa blanda de un viento improbable
para el que nunca nadie
está preparado.

De fondo siempre los violines de Perfect Day.
La vida se abre paso y después se acaba.