martes, 23 de diciembre de 2008

Autolisis


Es este sardónico impulso.

Este hobby macabro.

Este ridículo tic que ya no sé disimular.


Es esta trágica tendencia

a comprender de verdad un pensamiento

al mismo tiempo que lo escribo,

lo que terminará por destruirme del todo.


Es esta adicción fulminante

a descifrarme hacia fuera

lo que me está destrozando lentamente.


Me vierto. Me vacío.

Me desangro a través de un bolígrafo.


Al final quedará de mí un cuerpo hueco

y cientos de hojas sucias de cuaderno,

como huellas sucias de existencia.


Arrancadas y tiradas por el suelo.






2 comentarios:

Anónimo dijo...

genial!

Love.

Gsus Bonilla dijo...

hermano wiler
te abrazo sincero


nos vemus.