sábado, 2 de junio de 2012


Y también no estar triste,
no crecer con las fuentes, no doblarse en los sauces.
Ancha es la luz para dos ojos, y el dolor danza
en los pechos que aceptan sin flaqueza sus fríos escarpines.
Y no decirte ni lejana ni perdida
para no darle la razón al mar que te retiene.
Y elogiarte en la más perfecta soledad
a la hora en que tu nombre es la primera lumbre en mi ventana.

Benditos sean mis ojos
porque tan alto miraron.
(pero esto no lo pienso en absoluto)

 
(Mi sufrimiento doblado... de Julio Cortázar por supuesto y siempre por aquí, retorciendo la astilla infectada de lo jodido y cierto dentro de la carne, extraído de su odioso y genial Papeles inesperados. Y para dejar de una puta vez de lamer heridas cerradas.)

1 comentario:

Cloudy Sonia dijo...

Hoy mi padre me ha explicado lo que significa la palabra 'conjura' que mi ignorancia la llevaba a conjetura e irremediablemente caía sin las rodillas.
Pues eso, que hoy me han explicado y creo que podríamos para liberar a alguien de un mar o meternos nosotros bien dentro.

Con mucho disgusto, una conspiración. Mua